Category: ORGANIZACION ECLESIASTICA


 

.

Es sabido que en la Iglesia existen diversos ritos. Por ritos se pueden entender dos realidades: por un lado un rito es un conjunto de tradiciones litúrgicas, y por otro se habla de ritos en sentido jurídico.

En el sentido litúrgico, en la Iglesia hay dos grandes familias de ritos, los occidentales y los orientales. Entre los ritos occidentales se encuentran el romano, el milanés o ambrosiano y el visigodo o mozárabe o hispánico. Históricamente se pueden citar más ritos, pero estos son los que están actualmente en vigor. Y entre los orientales se enumeran cinco: el alejandrino, el antioqueno, el armenio, el caldeo y el constantinopolitano o bizantino. Obsérvese que entre estos ritos se encuentran los de los tres grandes Patriarcados de la antigüedad: el de Alejandría, el de Antioquía y el de Constantinopla.

En derecho canónico se habla de Iglesias rituales o autónomas (en latín sui iuris), para referirse a las Iglesias particulares, en comunión con el Romano Pontífice, que tienen una organización propia, con una disciplina y un derecho propios, y que responden a tradiciones espirituales y litúrgicas propias. El Código de los Cánones de las Iglesias Orientales (Codex Canonum Ecclesiarum Orientalium, en adelante CCEO), en el canon 27, las define como “la agrupación de fieles cristianos unidos a la jerarquía, que la suprema autoridad de la Iglesia reconoce expresa o tácitamente como sui iuris”.

El hecho de que se reconozca una Iglesia sui iuris se debe a que estas Iglesias particulares se engarzan en uno de los cinco ritos orientales. Profundas razones históricas llevan a considerar y respetar el patrimonio espiritual de cada una de ellas. Todas ellas son tributarias del patrimonio espiritual de uno de los Patriarcados de la antigüedad mencionados, o de otras venerables tradiciones. En el caso de Armenia, esta nación recibió la fe cristiana antes del siglo III, considerándose el primer Estado que se puede llamar cristiano. Y los cristianos de Caldea pueden remontar sus antecedentes en la fe casi a los Apóstoles. Con el paso de los siglos se formaron esas tradiciones homogéneas que derivaron en la constitución de liturgias propias y Patriarcados autónomos. Aunque hubo cismas y herejías que rompieron la unidad de la Iglesia, hubo cristianos de esas tradiciones que volvieron a  la comunión con el Romano Pontífice. Para poder respetar su rico patrimonio espiritual se constituyeron en Iglesias sui iuris. A veces a estos católicos se les ha llamado uniatas, o uniatos, pero este término se considera peyorativo, de modo que tiende a abandonarse su uso.

De lo que se lleva dicho, se puede ver cuál es el sentido que aquí hemos llamado jurídico del rito. El canon 28 §1 CCEO define rito como “el patrimonio litúrgico, teológico, espiritual y disciplinar, distinto por la cultura y circunstancias históricas de pueblos, que se expresa en un modo de vivir la fe que es propio de cada una de las Iglesias autónomas”. 

Ya se ha dicho que existen cinco tradiciones litúrgicas, de gran tradición y riqueza. En cada una de ellas se pueden encontrar diversas Iglesias sui iuris, es decir, Iglesias que manteniendo plena autonomía jurisdiccional, son herederas de la misma tradición. El rito, pues, es común a varias Iglesias autónomas. La excepción es la Iglesia armena, que es la única Iglesia católica autónoma que responde a este rito.

Dada esta riqueza litúrgica y disciplinar, estos fieles nunca han estado sometidos al derecho latino. Ya se ha indicado que forma parte del rito la tradición disciplinar, que es distinta para cada una de las Iglesias rituales. El Código de Derecho Canónico, en su canon 1, previene que sólo está en vigor para la Iglesia latina. No es una norma innovadora: ya estaba presente en el Código de 1917, y esta norma recoge también una norma antigua: desde siempre ha habido dos derechos en la Iglesia, el latino y el oriental.

Para las Iglesias orientales se inició la codificación una vez terminada la latina, en el año 1929. Pero por diversos motivos, se fue dilatando. Después de 1945 se promulgaron diversas partes del Código oriental: el derecho matrimonial, el derecho procesal y otras. Después del Concilio Vaticano II se inició una nueva codificación, tanto latina como oriental. En el caso de los orientales el 18 de octubre de 1990, con la Constitución Apostólica Sacri Canones, el Papa Juan Pablo II promulgó el vigente CCEO.

El CCEO, en su canon 1, indica que sus cánones se refieren sólo a las Iglesias católicas orientales. Es una norma paralela a la del Código latino, también en su canon 1º. Y es que, aunque -como es lógico- responde a la misma fe y a la unidad sustancial de la Iglesia de régimen y sacramentos, entre ambas partes hay una variedad que forma parte de la belleza de la iglesia que Cristo fundó. Porque el Señor quiso que en la Iglesia haya unidad, pero no uniformidad. La variedad de los fieles cristianos se refiere también a la tradición espiritual en la que cada uno nacemos y desarrollamos y vivimos nuestra fe. Por eso, es una gran contribución a la unidad de la Iglesia que orientales y latinos conozcamos mutuamente nuestras tradiciones y las respetemos y amemos.

Desde el punto de vista organizativo, las Iglesias Orientales Católicas dependen de la Congregación para las Iglesias Orientales. Esta Congregación fue creada en1862 como sección de la Congregación de propaganda fide, para elevarse en 1917 a la categoría de Sagrada Congregación. El artículo 58 § 1 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus determina las competencias de la Congregación para las Iglesias Orientales. Este es su tenor literal:

Artículo 58 § 1: La competencia de esta Congregación se extiende a todas las cuestiones que son propias de las Iglesias orientales y que han de remitirse a la Sede Apostólica, tanto sobre la estructura y ordenación de las Iglesias, como sobre el ejercicio de las funciones de enseñar, santificar y gobernar, así como sobre las personas, su estado, sus derechos y obligaciones. Ella se ocupa también de todo lo prescrito en los artículos 31 y 32 sobre las relaciones quinquinquenales y las visitas "ad Limina".

El párrafo 2º del mismo artículo deja a salvo de sus respectivos Dicasterios las competencias de las Congregaciones de la Doctrina de la Fe y de las Causas de los Santos, de la Penitenciaria Apostólica, del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica y del Tribunal de la Rota Romana, además de la competencia sobre el matrimonio rato y no consumado de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Como se ve, a pesar de las salvedades, son criterios de atribución de competencias de gran amplitud.

 

.

De acuerdo con la división instaurada por el vigente Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, estas Iglesias sui iuris o autónomas se dividen en cuatro categorías: Iglesias Patriarcales (Iglesia Caldea, Armenia, Copta, Siriaca, Maronita, y Melquita.); Iglesias Archiepiscopales Mayores (Iglesia Ucraniana y Siro-Malabar); Iglesias Metropolitana sui iuris (Iglesia Etíope, Siro-Malankar, Rumana y Rutenia en América); y en último lugar Iglesias sui iuris (las demás). Además se debe tener en cuenta que las Iglesias greco-católicas sui iuris de Bielorrusia, Albania, Georgia y Rusia no poseen una jerarquía episcopal hasta el momento.

Por otro lado, en atención a los crecientes movimientos de población de los últimos decenios, la Santa Sede ha erigido en algunas naciones occidentales los Ordinariatos para los fieles de las Iglesias Orientales que residen en países en los que no hay constituída jerarquía católica del propio rito. A ellos pertenecen los fieles católicos orientales, que residen en las naciones indicadas. Los católicos de rito oriental que residen en lugares en los que no hay establecida jerarquía oriental dependen del Ordinario latino del lugar.

Se ofrece a continuación un resumen de la organización de las Iglesias Católicas Orientales autónomas, en comunión con el Romano Pontífice, agrupadas por la tradición a la que pertenecen. El lector latino debe tener en cuenta que en la tradición oriental se denomina eparquía a la Iglesia particular que se establece de modo ordinario en el territorio propio de la Iglesia sui iuris (equivale a la diócesis para los latinos), y exarcado a la Iglesia particular que se erige en los demás territorios.

Al final del elenco se encuentra también la lista de los Ordinariatos para los fieles católicos de rito oriental.

 

Iglesias sui iuris católicas de tradición alejandrina

Iglesia egipcia (coptos)

Patriarcado: Alejandría (Egipto)

Tiene eparquías en Egipto
 

Iglesia de Etiopía

Metrópoli: Addis Abeba (Etiopía).

Tiene eparquías en Etiopía y Eritrea.

Iglesias sui iuris católicas de tradición antioquena

Iglesia sirio-malankar

Arzobispado mayor : Trivandrum (India)

Tiene eparquías en India.
 

Iglesia maronita

Patriarcado: Antioquía de los Maronitas

Tiene archieparquías y eparquías en Líbano, Chipre, Egipto, Siria, Israel, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Australia, Canadá y México. Tiene exarcados en Jordania y Palestina. 
 

Iglesia siria

Patriarcado: Antioquía de los sirios

Tiene archieparquías y eparquías en Líbano, Egipto, Sudán, Siria y Estados Unidos y Canadá (la eparquía de Newark tiene jurisdicción sobre los fieles de este rito de ambos países).

Tiene exarcados en Jordania, Kuwait, Palestina, Turquía y Venezuela.
 
 

Iglesias sui iuris católicas de tradición armenia

Iglesia armenia

Patriarcado: Cilicia de los Armenios

Tiene archieparquías y eparquías en Líbano, Irán. Irak, Egipto, Siria, Turquía, Ucrania, Francia y Argentina.

Tiene un exarcado patriarcal para Ammán (Jordania) y Jerusalén. También tiene un exarcado para América Latina y México con sede en Buenos Aires, y otro para Estados Unidos y Canadá con sede en Nueva York.

Existen Ordinariatos para los fieles de rito armenio en Grecia con sede en Atenas, en Rumanía con sede en Gherla y para Europa Oriental con sede en Ghiumri.
 
 

Iglesias sui iuris católicas de tradición caldea

Iglesia caldea

Patriarcado: Babilonia de los Caldeos

Tiene archieparquías y eparquías en Irak, Irán, Líbano, Egipto, Siria, Turquía, Estados Unidos y Oceanía (con sede en Sidney y jurisdicción sobre Australia y Nueva Zelanda).

Tiene un exarcado patriarcal en Jerusalén.

Iglesia siro-malabar

Arzobispado mayor: Ernakulam-Angamaly (India).

Tiene archieparquías y eparquías en India y Estados Unidos.
 

 

Iglesias sui iuris católicas de tradición constantinopolitana o bizantina

Iglesia albanesa

Administración apostólica: Albania
 

Iglesia búlgara

Exarcado apostólico: Sofía.
 

Iglesia bizantina de Krizevci

Eparquía: Krizevci (Croacia)

La eparquía tiene jurisdicción en Croacia, Bosnia-Herzegovina, Yugoslavia y Eslovenia.
 

Iglesia griega

Exarcado apostólico: Grecia

Tiene exarcados apostólicos en Grecia y Turquía.
 

Iglesia bielorrusa

Tiene jurisdicción en Bielorrusia.
 

Iglesia italo-albanesa

Tiene eparquías en Italia.
 

Iglesia macedonia

Exarcado apostólico: Macedonia (sede: Strumica).

Tiene jurisdicción en la Antigua República Yugoslava de Macedonia.
 

Iglesia melquita o greco-melquita

Patriarcado: Antioquía de los griegos melquitas.

Tiene archieparquías y eparquías en Siria, Líbano, Jordania, Israel, Brasil, Estados Unidos, Canadá, México y Australia.

Tiene exarcados patriarcales en Jerusalén y Egipto y Sudán. Tiene además exarcados en Irak, Kuwait y Venezuela.
 

Iglesia rumana

Arzobispado mayor: Fagaras y Alba Julia.

Tiene eparquías en Rumanía y Estados Unidos.
 

Iglesia rusa

Exarcado apostólico: Rusia.

Tiene, además del anterior, un exarcado apostólico en Harbin (Manchuria, China).
 

Iglesia rutena o rutena-ucraniana

Tiene archieparquías y eparquías en Estados Unidos y Ucrania.

Tiene un exarcado apostólico en la República Checa (sede en Praga).
 

Iglesia eslovaca

Tiene eparquías en Eslovaquia y Canadá.
 

Iglesia ucraniana

Arzobispado mayor: Lviv

Tiene archieparquías y eparquías en Ucrania, Polonia, Estados Unidos, Canadá, Australia (para Australia, Nueva Zelanda y Oceanía), Brasil y Argentina.

Tiene exarcados apostólicos en Gran Bretaña (sede en Londres), Alemania (sede en Munich) y en Francia para Francia, Benelux y Suiza (sede en París).
 

Iglesia húngara

Tiene una eparquía y un exarcado apostólico en Hungría.
 

 

Ordinariatos

Existen, además, Ordinariatos para los fieles de rito oriental que no poseen ordinario del propio rito. Son los siguientes:

Argentina (sede: Buenos Aires)

Brasil (sede: Río de Janeiro)

Francia (sede: París)

Polonia (sede: Varsovia)

Austria (sede: Viena)

 

 

tomada del sitio Ius Canonicum-Información sobre el derecho canónico

SE recomiendA leer todo el artículo, el cual explica la introducción, con el Concilio Vaticano II, del concepto de "iglesia particular":

Tipos de Iglesias particulares

Entramos ahora en la tipología de las Iglesias particulares. De modo principal es la diócesis, pero existen otras:

Circunscripciones de régimen ordinario:

Diócesis (canon 369). Como ya hemos indicado, se trata de la Iglesia particular que se toma como ejemplar para toda circunscripción eclesiástica. Por ello, el Código de Derecho Canónico le dedica un amplio espacio a su organización interna: del canon 381 al 430 y del 460 al 514.

Prelatura territorial (canon 370). Son Iglesias particulares en las que no se ve conveniente por el momento dotarlas en plenitud de la organización diocesana. Aunque no están reservadas a los territorios de misión, suelen ser, por así decirlo, Iglesias particulares a las que les falta poco para ser constituidas en diócesis; las actuales en general están en territorios de misión. Se debe destacar el caso peculiar de la Prelatura territorial de Loreto (Italia), creada en torno a la Basílica del mismo nombre. En el Código de 1917 las Prelaturas territoriales se denominaban Prelaturas nullius.

Abadía territorial (canon 370). Se trata de estructuras de raigambre histórica. En otros momentos la evangelización de nuevos territorios se confiaban a abadías, que de ese modo adquirían jurisdicción sobre el territorio que les rodeaba, y al que evangelizaban y servían. Algunas son fruto de la enorme devoción que han suscitado ciertos santuarios. El Motu proprio Catholica Ecclesia (23 de octubre de 1976) prescribía que en adelante no se constituyan más, y que se procure reconducir las existentes a otras figuras. Entre las abadías territoriales hay nombres insignes como Subiaco o Montecasino, ambas en Italia, o Einsiedeln, en Suiza. Generalmente el abad territorial no recibe la consagración episcopal. Anteriormente se denominaban abadías nullius.

Circunscripciones territoriales de territorios de misión

Vicariato apostólico (canon 371 § 1): Son estructuras eclesiásticas propias de territorios de misión. Son Iglesias particulares a las que les faltan elementos para poder ser elevadas a diócesis.

Prefectura apostólica (canon 371 § 1): al igual que en el caso anterior, se les puede considerar diócesis en formación. Por lo general, una Iglesia particular comienza su andadura como Prefectura apostólica.

Circunscripciones territoriales de régimen especial

Administración apostólica (canon 371 § 1): Son Iglesias particulares que, por determinadas circunstancias particularmente graves, no se erigen en diócesis, sino que son regidas por un Administrador apostólico en nombre del Romano Pontífice. Se trata de Administraciones apostólicas estables: se debe distinguir de las diócesis (u otras Iglesias particulares) que, por circunstancias especiales y transitorias, no necesariamente graves, se confían a un Administrador apostólico por un determinado tiempo. Por poner un caso, la práctica de la Santa Sede si fallece un Obispo es confiar la diócesis a un Obispo cercano como Administrador apostólico, hasta que se nombre Obispo. Entre las Administraciones apostólicas estables se cuentan, por ejemplo, las situadas en territorios donde hay persecución contra la Iglesia.

Circunscripciones de las Iglesias Católicas Orientales

Eparquías y exarcados: La Eparquía es la Iglesia particular de régimen ordinario en las Iglesias Católicas Orientales; equivale a la diócesis de los latinos. Mientras que el exarcado se suele constituir en territorios en que existen fieles del rito, aunque esté fuera del área tradicional del Patriarcado o Arzobispado Mayor. Es el caso de los países que acogen emigrantes. Ambas circunscripciones se regulan en el Código de los Cánones de las Iglesias Orientales.

Circunscripciones personales

Ordinariato militar: Son circunscripciones eclesiásticas erigidas para proveer a la cura pastoral de quienes pertenecen a las Fuerzas Armadas de un determinado Estado. Son entidades jurídicamente asimilables a la diócesis. Se regulan por una ley especial, la Constitución Apostólica Spirituali militum curae, promulgada por Juan Pablo II el 23 de abril de 1986.

La prelatura personal: Se trata de una circunscripción eclesiástica determinada por criterios personales, que se erige para la realización de obras pastorales o misioneras peculiares. Se regulan por los cánones 294 a 297, además de por los Estatutos dados para cada una de ellas. Hasta el momento la Santa Sede sólo ha erigido una, la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.

Otra división que se deben hacer de las Iglesias particulares viene determinada por el órgano de la Santa Sede de que dependen: si se encuentran en territorio de misión, dependen de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, o de propaganda fide; si pertenecen a un rito oriental, dependen de la Congregación para las Iglesias orientales. Como ya se ha indicado, las Iglesias particulares de rito oriental se denominan eparquías y exarcados. Si no dependen de ninguna de las anteriores, es competente la Congregación para los Obispos. Cuando la Santa Sede constituye una nueva Iglesia particular, en la bula de constitución indica la Congregación de que depende. De las constituidas hace tiempo se puede saber consultando el Annuario pontificio. Este Anuario se publica todos los años con datos actualizados.