María es la Madre de Jesús y Madre de todos nosotros
aunque Cristo solamente fue quien reposó en su regazo
Porque si Él es nuestro, debemos estar en su lugar;
ya que donde Él está debemos estar también nosotros
y todo lo que Él tiene debe ser nuestro,
entonces su madre es también nuestra madre.

(Martin Lutero Sermón, Navidad, 1529

Cada uno tendría que honrar a María
tal como ella misma lo expresó en el Magnificat.

"Me llamaran bienaventuras todas las generaciones
porque El Señor ha hecho grandes cosas para mi "
Ella alabó a Dios por sus obras.
El verdadero homenaje de María es en honor de Dios,
para la alabanza de la Gracia de Dios

(Martin Lutero Explicación del Magnificat, 1521)

Cuando María supo que de ella nacería el Hijo de Dios,
recibió un mensaje inaudito,
y ésta fue la razón
por la que excluyó por siempre la relación sexual con un hombre
.
Por eso exclamó desconcertada: “¿Cómo sucederá esto?
No era ésta una pregunta contra la fe.
La hizo movida por la admiración; no por la desconfianza”

Juan Calvino. JCO 45,426

“Hay que considerar aquí el honor
que el evangelista Lucas y también Mateo
le tributan por su elevada pureza;
ella es joven pura e intacta

antes del parto, en el parto y después del parto,
es decir, por siempre para Gloria y Honra del Hijo.
Entre los hombres es imposible que una madre sea al mismo tiempo virgen;
para Dios todo es posible,
porque todas las criaturas obedecen a su voz”

H. Zwinglio, Eine Predigt von der reinen Gottesgebärerin María: ZSW 1,392-393

Anuncios