Canciуn 1.

Hirmos: Como sobre la tierra camino Israel por el mar, viendo al perseguidor faraуn ahogбndose, por eso exclamemos cantando a Dios la canciуn del triunfo.

Estribillo: Perdуname, Dios mнo, perdуname.

Ahora me acerco a Ti, yo, el pecador turbado, oh, mi Dios Poderoso, y no me atrevo mirar a lo alto, sуlo rezo diciendo: aclara mi mente, Seсor,  para llorar por mis hechos.

Estribillo: Perdуname, Dios mнo, perdуname.

Ay de mi, pecador! Mas que todos los hombres condenado estoy, arrepentimiento no tengo en mi: dame, Seсor, las lбgrimas que con angustia lloro mis hechos.

Gloria:  Demente, condenado hombre, en pereza matas tu tiempo:  repasa tu vida y acude al Seсor Dios, con angustia llorando tus hechos.

Ahora: Madre Purнsima de Dios,  mira a mi pecador,  y de la red del Diablo, sбlvame y ensйсame el camino del arrepentimiento que con angustia lloro  mis hechos.

Canciуn 3.

Hirmos: No hay Santo como Tu Seсor, Dios mнo, que  levantaste el orgullo de Tus fieles, oh, Bendito, y estableciste a nosotros encima de la piedra de Tu confesiуn.

Cuando en Tu juicio final estarбn puestos los tronos, y se descubrirбn los hechos de todos los hombres, oh, lastima que va a dar por los pecadores, enviados al martirio: sabiendo eso, alma mia, renuncia a tus hechos malignos.

Los venerables van a regocijar y los pecadores van a llorar y nadie podrб ayudarnos, nuestros hechos nos juzgarбn: asн que adelantando el fin, renuncia a tus hechos malignos.

Gloria: Ay de mi gran pecador! con los hechos y los  pensamientos me profanй, ni una gota de lбgrimas tengo por la crueldad de mi corazуn: бlzate de la tierra, alma mia, y renuncia a tus hechos malignos.

Ahora: Nos estб llamando, oh, Seсora, Tu Hijo, y nos enseсa el bien, solo yo pecador, del bien siempre huyo: pero Tu, Benevolente,  ten piedad de mi haz renunciar a mis hechos malignos.

Responsorio: voz 6.

Pienso en el dнa de la ira y lloro por mis maliciosos hechos : que responderй  al Rey Inmortal? O con cual audacia voy a mirar al Juez,  yo prуdigo?  Oh, Clemente Padre, Hijo Ъnico y el Espнritu Santo, ten piedad de mi.

Gloria y Ahora:

Amarrado estoy en el cautiverio de mis mъltiples pecados y condenado por las pasiones feroces y malvadas, a Ti acudo , oh, mi Salvadora, y Te clamo: Ayъdame Virgen Madre de Dios.

Canciуn 4.

Hirmos: Cristo es mi poder, Dios y Seсor, la Santa Iglesia divinamente Te canta, clamando en el sentido puro, celebrando al Seсor.

En el camino ancho estas y oportuno para gozar del placer, pero ay de ti en el ъltimo dнa, cuando el alma se separara de tu cuerpo: por eso cuнdate, hombre, por el Reino de Dios.

Porque ofendes al pobre y no le das la recompensa por su trabajo, no amas a tu hermano, el camino del pecado y del orgullo sigues? Deja eso, alma mнa, y arrepiйntete por el Reino de Dios.

Gloria:  Oh, insensato hombre! hasta cuando vas a estar encenagado, como la oveja recogiendo tus riquezas? Muy pronto desaparecerб como polvo y cenizas: mas vale que busques el Reino de Dios.

Ahora:  Oh, Seсora, Madre de Dios, apiбdate de mi que soy pecador y fortalйceme en la virtud y cuнdame para que la muerte insolente no me robe en el momento cuando todavнa no estoy preparado y guнame, oh, Virgen, al Reino de Dios.

Canciуn 5.

Hirmos: Con Tu luz divina, oh, Bondadoso, a las almas, que madrugan en oraciуn, ilumina con el amor, Te ruego: que Te conozcan, Verbo de Dios, Dios verdadero, quien nos salva de las tinieblas del pecado.

Acuйrdate, oh, condenado hombre, como a las falsedades, mentiras, bandalaje, debilidades, animales feroces por tus  pecados esclavizaste: oh, mi alma caнda, es eso lo que tu quieres?

Tiembla cada parte de mi cuerpo, porque cada uno de ellos tiene su culpa: Los ojos mirando, los oнdos escuchando, la lengua diciendo maldades destinбndome entero al infierno: oh, mi alma caнda, es eso, lo que tu quieres?

Gloria: La confesiуn del prуdigo y del buen ladrуn recibiste, oh, Salvador, ъnicamente yo estoy por mi pereza cargado de mis pecados y  ofreciйndome para las malicias: oh, mi alma caнda, es eso, lo que tu quieres?

Ahora: Admirable y Veloz Intercesora de  todos los hombres, Madre de Dios, ayъdame a mi indigno es eso lo que quiere mi alma caнda.

Canciуn 6.

Hirmos: Mar de problemas levantara en vano la tormenta de la desgracia, porque ya lleguй a Tu silencioso albergue y Te clamo: Levanta mi vida del padecimiento, oh, Misericordioso.

Mi vida terrenal vivн sin rumbo, entregando mi alma a la tenebrosidad, ahora te ruego, oh, Misericordioso Soberano: lнbrame de ese cargo discrepante y alumbra mi mente para cumplir Tu voluntad.

Quiйn podrб hacer lo mismo que hago yo? Como el puerco estб tirado en su excremento, asн mismo estoy, servidor del pecado: pero Tu, Seсor, apбrtame  de esa peste y fortalece a mi corazуn para cumplir con Tus mandamientos.

Gloria: Levбntate, oh, condenado hombre, levбntate hacia Dios, acordбndote de tus faltas, recurra al Creador gimiendo y llorando, El por su merced iluminara tu mente para que conozcas Su voluntad.

Ahora: Oh, Virgen Deнpara, cuнdame de las visibles e invisibles maldades, oh, Purнsima, y recibe mis oraciones y llйvalas donde Tu Hijo, que me de la mente clara para cumplir con Su voluntad.

Contaquio.

Alma mнa, para que te enriqueces de los pecados? Para que la voluntad del diablo haces? Las esperanzas tu cambias por lo fugaz, deja eso y regrйsate a Dios y clama llorando: Misericordioso Seсor, ten piedad de mi, pecador.

Ikos: Piensa mi alma sobre la hora amarga de la muerte y sobre el juicio final de tu Dios Creador: por que los Бngeles amenazantes, te cogerбn, oh, alma, al fuego eterno te llevarбn, por eso antes de la muerte arrepiйntete clamando: Seсor ten piedad de mi, pecador.

Canciуn 7.

Hirmos: El horno rociу el бngel por los venerables jуvenes, achicharro a los caldeos cumpliendo la voluntad de Dios, haciendo gritar al verdugo: Bendito eres Dios de nuestros padres.

No pongas las esperanza, alma mia, en las riquezas terrenales y en la reuniуn de los malhechores, por que todo lo conseguido no sabrбs a quien dejar, pero clama: Apiбdate de mi, que soy indigno, Cristo Dios.

No confнes, alma mнa, en la salud intacta de tu cuerpo, en la belleza que pronto pasarб, porque puedes ver que los fuertes y jуvenes se van, pero clama: Apiбdate de mi que soy indigno, Cristo Dios.

Gloria: Acuйrdate, mi alma, de la vida eterna, del Reino Celestial, que esta preparado para los santos y tambiйn acuйrdate de la oscuridad total y de la ira de Dios contra los malvados y ruega: Apiбdate de mi que soy indigno, Cristo Dios.

Ahora: Dirнgete ,  alma mнa, a la Madre de Dios y reza a ella porque es Veloz Intercesora de los arrepentidos, intercederб ante su Hijo, Cristo Dios,  y perdonarб a mi indigno.

Canciуn 8.

Hirmos: Del fuego el rocнo derramaste para  los venerables y la ofrenda del justo quemaste con el agua, todo podrбs a hacer, oh, Cristo, como Tu quieres, a Ti  te alabamos por todos los siglos.

Como no voy a tener que llorar, en la muerte pensando? Viendo en el ataъd a mi hermano, infame y horrendo, que espero? En que estoy poniendo mis esperanzas? Solo dame, Seсor, antes del fin la confesiуn. (Dos veces)

Gloria: Creo, que cuando vendrбs a juzgar a los vivos y muertos a todos pondrбs en su orden: los viejos y los jуvenes,  los soberanos y los prнncipes, las vнrgenes y los sacerdotes, en dуnde voy a encontrarme yo? por eso te ruego: dame Seсor, antes del fin la confesiуn.

Ahora: Purнsima Deнpara, recibe mi oraciуn indigna y guбrdame de la incesante muerte y dame antes del fin la confesiуn.

Canciуn 9.

Hirmos: Dios para los hombres es invisible, a El  no se atreven a mirar ni los ordenes de los бngeles, pero Tu, Purнsima, serviste para encarnar el Verbo dando la salvaciуn a los hombres, exaltemos a El junto con los ejйrcitos celestiales, a El alabaremos.

Me dirijo a ustedes, бngeles, arcбngeles y todos los ejйrcitos celestiales, que estбn al lado  del trono de Dios: Recen a su Creador, que libera mi alma del sufrimiento eterno.

Ruego con las lбgrimas a ustedes, Santos Patriarcas, reyes y profetas, Apуstoles y jerarcas y todos los elegidos de Cristo: Ayъdenme en el juicio final para salvar a mi alma del poder del enemigo.

Gloria: Ahora levanto mis manos hacнa ustedes santos mбrtires, eremitas, vнrgenes, justos y todos los santos quienes ruegan al Seсor por todo el mundo, que se apiade de mi en la hora de mi muerte.

Ahora: Madre Divina, ayъdame ya que tengo en ti fuerte esperanza, ruega a Tu Hijo, para que ubique a mi indigno a su diestra, cuando va a juzgar a los vivos y muertos. Amen.

Oraciуn. Soberano, Cristo Dios,  Tu, quien con Tus Pasiones, mis pasiones sanaste y con tus llagas, mis llagas curaste, dуname a mi, quien te peca en multitudes, las lбgrimas enternecedoras: llena mi cuerpo del olfato de tu cuerpo vivificador y deleita mi alma con tu honrada sangre quitando la amargura, con la cual me lleno el enemigo, eleva mi mente hacia Ti, que quedo caнdo en tierra y sбcame del vacнo de la muerte sin importar que no tengo arrepentimiento, no tengo ternura, no tengo lбgrimas de consolaciуn, que llevan Tus hijos a Tu herencia. Mi mente estб nublada por las pasiones del vivir, no puedo mirarte en mi dolencia, no puedo templarme con lбgrimas de amor por Ti, pero, oh, Soberano Seсor, Jesucristo, Tesoro de los buenos, dame total arrepentimiento, corazуn fuerte en amor para buscarte, dуname Tu gracia y restaura en mi la apariencia de Tu faz, a Ti te dejй, no me dejes a mi, sal a buscarme, trбeme a Tu pasto y ъneme con Tus corderos de Tu rebaсo elegido, incъlcame junto a ellos de la semilla de Tus Divinos Sacramentos por las oraciones de Tu Purнsima Madre y de todos Tus Santos. Amen.

Anuncios