Espada de dos filos es Señor tu palabra

 
¡Espada de dos filos
es, Señor, tu palabra!
Penetra como fuego
y divide la entraña.

¡Nada como tu voz,
es terrible tu espada!
¡Nada como tu aliento,
es dulce tu palabra!

Tenemos que vivir
encendida la lámpara,
que para virgen necia
no es posible la entrada.
No basta con gritar
sólo palabras vanas,
ni tocar a la puerta
cuando ya está cerrada.

Espada de dos filos
que me cercena el alma,
que hiere a sangre y fuego
esta carne mimada,
que mata los ardores

para encender la gracia.

                                                   Vivir de tus incendios,
                                                     luchar por tus batallas,
                                                  dejar por los caminos
                                                     rumor de tus sandalias.
                                               ¡Espada de dos filos
                                                 es, Señor, tu palabra!

                                                Amén.