El primado de Pedro

Sinopsis: En la Biblia no hay duda: Pedro fue nombrado cabeza de la Iglesia de Cristo y guía de todos sus hermanos.

 

La cita de la designación de Pedro como cabeza de la Iglesia

Es el propio Jesús quien hace a Pedro primero entre los apóstoles y jefe de su Iglesia:

"Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo." (Mt 16, 18-20)

En griego, Jesús usa un juego de palabras en cuanto a Pedro en Mt 16, 18. Primero menciona a "Petros" (Pedro, como roca , utilizado por primera vez en Mt 4, 18), y luego dice que sobre esta "petra" (roca grande, no cualquier piedra) construirá su Iglesia. Cuando se refiere a la construcción de la Iglesia hay que hacer dos cortos comentarios desde el texto en griego. Primero, el término que usa para hablar de la "construcción" es el mismo (oikodomeo) que el de Mt 7, 24-29 (la comparación de la construcción de la casa); en cuanto a Iglesia (ekklesia), la forma de Mt 16, 18 no aparece en ninguna otra parte de los evangelios (aunque el término, pero en distinta forma gramatical vuelve a aparecer en Mt 18, 17); la misma forma en griego de Mt 16, 18 para Iglesia (sustantivo, acusativo…) se usa veinte veces en todo el Nuevo Testamento, una de ellas es en Efesios 5, 32, cuando habla de Cristo y Su Iglesia.

Más adelante, en Mateo 18, 18, Jesús confirma en autoridad también a los apóstoles, pero el papel de mayordomo del Reino es únicamente para Pedro.

"Yo les digo: “Todo lo que aten en la tierra, lo mantendrá atado el Cielo, y todo lo que desaten en la tierra, lo mantendrá desatado el Cielo."

Este texto puede llamar a confusión a algunos, que creerán que allí Jesús da autoridad a TODOS los cristianos, pero ocurre -además del hecho expreso de las manifestaciones que solamente se aplican a Pedro- que aquí Jesús está exclusivamente con los doce.

Jesús, en Lucas, ora especialmente por San Pedro para que, llegada la prueba, sea quien fortalezca a los demás, luego de señalar, durante la Ultima Cena, que todos los apóstoles tienen especial importancia en el plan de Dios:

"Ustedes son los que han permanecido conmigo compartiendo mis pruebas.  Por eso les doy el reino como mi Padre me la dio a mí. Ustedes comerán y beberán a mi mesa en mi Reino, y se sentarán en tronos para gobernar a las doce tribus de Israel.

¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha pedido permiso para sacudirlos a ustedes como trigo que se limpia; pero yo he rogado por ti para que tu fe no se venga abajo. Y tú, cuando hayas vuelto, tendrás que fortalecer a tus hermanos.” " (Lc 22, 28-32)

El significado del cambio de nombre

¿Y qué pasa con ese cambio de nombre a Pedro de Mt 16, 18-20?

"San Mateo consigna las profundas palabras que intercambian Jesús y Simón, el pescador. De hecho, él le cambia el nombre al discípulo: de Simón pasa a llamarse Roca, lo que en la tradición judía implica un cambio en su relación con Dios. Para nosotros, occidentales a dos milenios de distancia, siendo que no comprendemos la importancia que un nombre posee para los semitas, esto tiene muy poco sentido. Pero para el pequeño grupo de discípulos de Jesús proveniente del linaje de Abraham, el cambio de nombre era profundo y trascendental. Dios le había cambiado el nombre al mismo Abraham, para ratificar con ese nombre el Antiguo Pacto. El nombre Abram (que significa "padre") se transformó en Abraham (que quiere decir "padre de naciones") lo cual indicaba una nueva comisión o posición de Abraham delante de Dios. El cambio de nombre de Simón es significativo. Pero la transformación que experimenta es aun más importante. Un judío advierte inmediatamente lo que para la mayoría de los lectores no judíos pasa inadvertido. El nombre Pedro es la versión castellana de la palabra griega "roca". Jesús hablaba arameo y la palabra que empleó para rebautizar a Simón fue el término arameo para roca: Kepha. Es por este motivo que observamos que a Simón se lo menciona como Cephas en todo el Nuevo Testamento (e.g., Jn 1:42; 1 Cor 15:5; Gal 1:18). Nadie sino solamente Dios (y Abraham) habían sido anteriormente mencionados como Roca. Abraham es la piedra de la cual los judíos han sido extraídos (Is 51:1). Pero Dios es el único a quien se llama directamente La Roca. Pedro ahora comparte ese nombre. ¿Qué pensaría un judío al ver que se le otorga semejante nombre a un mero hombre? " (fuente)

Entonces:

"Jesús concede prerrogativas especiales a Pedro, cuyo recuento es realizado por Mateo (Mt 16, 13-20), Pedro recibe un nuevo nombre, que en las escrituras simboliza un cambio de estado o de posición (Ej. Gen 17, 4-5). Jesús habla arameo y da a Simón el nombre arameo de Kefas ( Roca ), el cual es “Petra” en griego, “Peter” en inglés y “Pedro” en español . En el idioma griego “Petra” es femenino, así que el masculino “petros” fue adoptado. No hay distinción entre Kefas el hombre y Kefas la roca sobre la cual Jesús construiría su Iglesia (cf CIC N° 552). Los protestantes afirman que Cristo es la única base (1Cor 3, 11), intentando con eso destituir a Pedro. Sin embargo erróneamente ellos mezclan las metáforas. En la primera carta a los Corintios, Pablo es el constructor y Cristo la base; en Mateo, Jesús es el constructor y Pedro la roca base. Otra metáfora del Nuevo Testamento que ilustra a la Iglesia “Están cimentados en el edificio cuyo fundamento son los apóstoles y profetas y cuya piedra angular es Cristo Jesús”. (Efesios 2,20)." (fuente)

Pedro, el mayordomo del Reino

En Mateo Jesús Rey instituye a Pedro como mayordomo de su reino, recordando la cita de Isaías que describe ese papel:

"Así habla el Señor Yavé de los Ejércitos: Anda a ver a ese funcionario, llamado Sobna, que es administrador del palacio y que se está haciendo un sepulcro en el cerro, una bóveda tallada en roca viva: ¿Qué tienes tú aquí o quién eres tú aquí para que te mandes hacer un sepulcro así? Pues bien, Yavé te va a arrojar, hombre, te agarrará y te apretará, te enrollará como una pelotazo y te hará rodar hacia una tierra lejana. Allí morirás y allí pararán tus carrozas famosas, tú que deshonras la casa de tu amo, Te destituiré de tu puesto y te quitaré tu cargo; Aquel día llamaré a mi servidor, a Eliaquim, hijo de Helcías. Le pasaré tu traje, le colocaré tu cinturón, y le confiaré tu cargo, y será un padre para los habitantes de Jerusalén y para la familia de Judá. Pondré en sus manos la llave de la Casa de David; cuando él abra, nadie podrá cerrar, y cuando cierre, nadie podrá abrir. Lo meteré como un clavo en un muro resistente y su puesto le dará fama a la familia de su padre." (Is 22, 15-23)

Jesús es Rey heredero del trono de David. Con el texto de Isaías, es clara la intención de Jesús al entregar a Pedro las llaves del Reino, con las funciones que se comentan en esta última cita..

¿Cuál era la "roca" de que hablaba Jesús en Mateo 16, 18-20?

Hay hermanos separados que alegan que los católicos interpretamos mal el texto, porque en griego Jesús usa un término para llamar a Pedro que significaría algo así como "piedrita" ("petros") en lugar de "gran roca" ("petra"), lo cual supondría una oposición entre Jesús (la piedra angular) y Pedro (una piedrita más) recalcando que la piedra no es Pedro sino Jesús. El punto, sin embargo, es que en el griego del evangelio de Mateo las dos palabras eran sinónimas, o sea que significaban "roca", o de lo contrario Jesús hubiera usado la palabra "lithos" (la apropiada para piedra pequeña). Así que Jesús no estaba hablando despectivamente ni cosa parecida. Claro que el tema no termina ahí, porque de hecho el evangelio fue escrito originalmente en arameo, no en griego. Y en arameo Pedro es llamado Kepha (Kephas en su versión griega), término utilizado para una enorme piedra. Entonces Jesús sí califica a Pedro como LA PIEDRA, como reconoce Pablo al aplicar el nombre "Kefas" a Pedro en varias ocasiones (1 Co 1,12; 3,22; 9,5; 15,5; Gál 1,18; 2,9-14). Así nos lo señala expresamente San Juan:

"Y se lo presentó a Jesús. Jesús miró fijamente a Simón y le dijo: “Tú eres Simón, hijo de Juan, pero te llamarás Kefas” (que quiere decir Piedra)." (Jn 1, 42)

No puede quedar duda en el significado del nuevo nombre de Pedro.

La razón por la que Jesús en todo caso no usa "petra" con Pedro en Mateo, es porque ese es un femenino, y no hubiera coincidido gramaticalmente porque Jesús estaba hablando de un nombre nuevo para Pedro. El papel de Pedro como gran pastor en la Iglesia, ejercido en Hechos 15, 6-11 por ejemplo, queda además indicado expresamente en Juan:

"Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos.” (Juan 21, 15)

Pero de eso hablaremos con más detalle (si lees inglés, mira "Peter the Rock" antes de seguir adelante).

El único pastor es Pedro

Los ministros protestantes se llaman "pastores" olvidando que Jesucristo entregó EXPRESAMENTE ese título a San Pedro:

"Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos.” Le preguntó por segunda vez: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Pedro volvió a contestar: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Jesús le dijo: “Cuida de mis ovejas.” Insistió Jesús por tercera vez: “Simón Pedro, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se puso triste al ver que Jesús le preguntaba por tercera vez si lo quería y le contestó: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero.” Entonces Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.”" (Jn 21, 15-17)

El mismo Jesús que había entregado a Pedro las llaves del Reino como Rey que entrega a su mayordomo las llaves de palacio, ahora lo afirma en el papel de máximo pastor.

Algunos ejemplos de la primacía de Pedro

Pedro ocupa un lugar especial en la primera formulación del Credo. Allí, San Pablo advierte que a quien primero se apareció Jesús fue a ese apóstol:

"En primer lugar les he transmitido esto, tal como yo mismo lo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, como dicen las Escrituras;  que fue sepultado; que resucitó al tercer día, también según las Escrituras; que se apareció a Pedro y luego a los Doce." (1 Co 15, 3-5)

Ahora, ¿hay más textos, además de los citados, por los cuales Pedro tiene mayor jerarquía que los demás apóstoles? Pues claro. Aquí van dos ejemplos para terminar.

En el capítulo 16 de San Marcos, el Angel que las mujeres se encuentran en el sepulcro vacío les dice que Jesús ha resucitado y a continuación les ordena que le cuenten a los discípulos pero especialente a Pedro (Mc 16, 7).

En el evangelio de San Juan, María Magdalena va donde Pedro y Juan para contarles que no ha encontrado a Jesús en el sepulcro. Los dos apóstoles corren al sepulcro. Juan, más joven, llega primero, pero NO ENTRA sino que espera a Pedro, quien entra primero (Jn 20, 1-8).

Una lectura obligada sobre este tema es "Pedro, la roca sobre la que Cristo fundó la Iglesia", Intervención en la audiencia general del miércoles de Benedicto XVI.