Hay quienes dicen que los católicos inflaron ("maquillaron", "agrandaron") estas cuestiones de María en la última centuria o algo así; que lo relacionado a ella no era parte del cristianismo primitivo. Paradójicamente hay otro montón de gente que descarta a María por identificarla con la antigua diosa pagana Gaia (la "Madre Tierra") que, por lejos, es muy anterior a Cristo. Algunos evangélicos parecen irse muy lejos para explicar la relación de los católicos con María. Los católicos piensan que el mejor lugar para buscar sobre este tema son la Biblia y la Iglesia Primitiva.

Solamente pasaron un par de cientos de años desde el último cuestionamiento sobre la validez de María. Una simple mirada a pinturas medievales verificará que ella siempre formó parte de la escena en el cristianismo.

El libro: "La bendita Virgen en los Padres de los primeros seis siglos" ("The Blessed Virgin in the Fathers of the First Six Centuries", by Thomas Livius, Published by Burns & Oates) contiene abundante testimonio de la devoción a María de los primeros cristianos. En el año 130 Ireneo escribió sobre ella, él estaba familiarizado con quienes habían estado cerca de Pedro y de Pablo y de quienes "aùn poseen las predicaciones de los benditos apóstoles sonando en sus oídos". Él dice:

"Como Eva fue seducida por el discurso de un ángel y tuvo que huir de Dios por transgredir su palabra; también María recibió las buenas noticias por medio del discurso de un ángel, para que sea Dios dentro de ella, siendo obediente a su palabra. Y mientras que una desobedeció a Dios, la otra se acercó a Él por la obediencia; de aquella virgen Eva, la virgen María devino en abogada y, como por una virgen la raza humana fue atada a la muerte, por una virgen ha sido salvada, el balance se ha preservado -la desobediencia de una virgen por la obediencia de otra virgen- (Contra las herejías, 3, 19) (130 D.C..)

San Justino en 110-165 D.C. escribe:

Mientras que Eva, aún virgen y pura, por medio de concebir la palabra venida de la serpiente hizo nacer la desobediencia y la muerte; la Virgen María, recibiendo con fe y gozo, el momento en que el Ángel le anunció la buena noticia de que el Espíritu del Señor vendría sobre ella y el poder del Altísimo la cubriría con su sombra y así el Santo nacería de ella y sería Hijo de Dios, respondió, se haga en mi acorde a su palabra. Y por medio de ella, Él nació, concerniente a quien nosotros hemos mostrado muchas Escrituras han hablado, a través de quien Dios destruye a la serpiente y a aquellos ángeles y hombres que se han asemejado a ella; y por otro lado, obra la liberación de la muerte para quienes se arrepienten de sus malas acciones y creen en Él. (Diálogo con Tryfón, 100 D.C.)

St. Epiphanius, Contra Ochenta Herejías, 78,9:

Eva fue llamada la madre de los vivientes…despues de la caída le fue dado este título. Esto es verdadero…toda la raza humana sobre la tierra ha nacido de Eva, pero en realidad es de María que la Vida nació verdaderamente para el mundo. De modo que dando a luz al Viviente, María devino en la Madre de todos los Vivientes.

¡Una de las más antiguas catacumbas contiene un dibujo de la Madre y el Niño, datada en la segunda centuria y la oración de petición más antigua dirigida a María, el "Sub Tuum Praesidium", viene del año 300 D.C.!

Recurrimos a tu patrocinio, o santa Theotokos2;
no desprecies nuestra petición en nuestras necesidades,
líbranos siempre de todo peligro,
Oh siempre gloriosa y bienaventurada Virgen

2Theotokos significa "Portadora de Dios" (Madre de Dios). Este es un título que surge en la cristiandad muy temprano. Simplemente dice que de ella ha nacido Jesús, quien todos los cristianos coincidimos es Dios.

Existen también pruebas de la celebración en memoria de la Asunción de María en Antioquía en el 380 D.C.

Veamos el origen de la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Asunción y el rol tradicional de María como Corredentora y Mediadora en la Iglesia Primitiva. Presento ahora referencias a María de otros Padres de la Iglesia

María, tú eres el vaso y tabernáculo que contiene todos los misterios. Tu conoces lo que los Patriarcas no conocieron, tu has experimentado lo que nunca ha sido revelado a los Ángeles, tu has escuchado lo que los profetas nunca escucharon. En una palabra, todo lo que fue oculto a las generaciones precedentes fueron conocidas por ti, y aún más, la mayoría de esas maravillas dependieron de ti. (270 D.C., San Gregorio Taumaturgo)

Bienaventurada Virgen, inmaculada y pura eres, la Madre sin pecado de tu Hijo, el poderoso Señor del Universo. Tú eres santa e inviolada, la esperanza de los desesperanzados y pecadores; cantamos tus alabanzas. Te alabamos porque eres la llena de gracia que trajo al Dios-Hombre. Todos te veneramos, invocamos e imploramos tu ayuda…Santa e Inmaculada Virgen…sé nuestra intercesora y abogada en la hora de la muerte y el juicio…tú eres santa ante los ojos de Dios a quien sea el honor, gloria, majestad y poder por los siglos. (373 D.C., San Efrén de Edessa)

Acuérdate de nosotros, tú que estás cerca de Aquel quien te ha dado todas las gracias, tú eres la Madre de Dios y nuestra Reina. Ayúdanos por los méritos del Rey, Señor, Dios, Maestro que ha nacido de ti. Por esta razó tu eres llamada "llena de Gracia"… (373 D.C. San Atanasio)

Bendita Virgen María, ¿Quién puede, merecidamente, retribuirte con alabanza y acción de gracias por haber rescatado un mundo caído con tu generoso consentimiento?…acepta entonces tan pobres acciones de gracias que te ofrecemos, a pesar de ser desiguales a tus méritos. Recibe nuestra gratitud y obtiene por tus oraciones el perdón de nuestros pecados. Toma nuestras oraciones en el santuario del cielo y llévalas a la paz de Dios…Santa María, ayuda al miserable, fortalece al desanimado, conforta al sufriente, ora por tu pueblo, ruega por el clero, intercede por todas las mujeres consagradas a Dios. que todos quienes te veneran sientan ahora tu auxilio y protección…Brinda tu continuo cuidado al pueblo de Dios, tú que has sido bendecida por Dios y te has hecho merecedora de llevar en tu seno al Redentor del mundo, que vive y reina por los siglos. (San Agustín, 450 D.C. )

Algo importante que debemos notar en todas estas citas son las referencias claras a Dios/ Jesús como Salvador y el rol intercesor de María. María es un auxiliar. No hay pecado en pedir a alguien ayuda. La mayor parte de nosotros en algún momento ha pedido a su pastor o a algún amigo que interceda por nosotros. Esto es los que los Padres de la Iglesia hacen.

La Iglesia Católica es explícita en el rol de María como ayudante. Allá por los años 350-450 D.C. existió una herejía llamada Colyridianismo en que un grupo de mujeres adoraba a María como deidad. No eran católicos. Un representante de la Iglesia, San Epifanio, destruyó esta herejía con su apología el Panarion.